viernes, 7 de octubre de 2011

1971


Los Movimientos del Deseo -
El Principio de la Meditación (DVD)"Jiddu Krishnamurti"

Título original: The Movement of Desire – The Beginning of Meditation
Idioma: Ingles
Subtítulos, menús y textos: Español

Este DVD pertenece a la serie “Los movimientos del deseo”. La meditación es uno de los grandes temas, pero es difícil que no esté impulsada por un “deseo” interno de logro. Krishnamurti nos expone de forma clara las bases, el principio y el final de la meditación libre de todo deseo.

Jiddu Krishnamurti nació en la India en 1895 y murió en los Estados Unidos en 1986. A lo largo de su vida habló, en diversas partes del mundo, ante numerosos públicos y particularmente a personas entre las que se contaban escritores, científicos, filósofos y educadores.

La meditación es una de las cosas más importantes en la vida; no cómo meditar; no la meditación conforme a un sistema; no la práctica de la meditación, sino más bien lo que la meditación es en verdad. Si uno puede descubrir, muy profundamente, la significación', la necesidad y la importancia que la meditación tiene para uno mismo entonces descartará todos los sistemas, los métodos, los gurus, junto con todas las cosas peculiares que se hallan, involucradas en el tipo oriental de meditación.

En realidad, no de acuerdo con las teorías y las aseveraciones y las experiencias de los psicólogos, filósofos y gurus, sino por la investigación de toda la naturaleza y el movimiento de uno mismo, por el ver qué es uno realmente.

Desde los tiempos inmemoriales, el hombre se ha preguntado si existe algo inmutable y absoluto. Krishnamurti sostiene que para dar respuesta a esa pregunta, es imprescindible la meditación, es decir, la comprensión de la realidad, de lo que es y de lo que uno es.

Más allá de las técnicas, prácticas y métodos hasta ahora conocidos La mente en meditación aporta un enfoque distinto sobre la meditación, que niega cualquier logro, propósito u objetivo que deba ser alcanzado por medio de la misma. Según el autor, mientras existe un meditador la meditación no tiene sentido; si hay un interés, ya sea conseguir paz interior, el silencio de la mente o detener el movimiento del pensamiento, meditar es tan sólo una forma de evasión.

La meditación no es una fragmentación de la vida; no consiste en retirarse a un monasterio o encerrarse en una habitación sentándose quietamente por diez minutos o una hora en un intento de concentrarse para aprender a meditar, mientras que por el resto del tiempo uno continúa siendo un feísimo, desagradable ser humano.

No hay comentarios: